24 de noviembre de 2022
Alpinista Samurai - Agència de Content

Worldcoo: contenidos para generar confianza en la solidaridad

POR TXELL PALAU


¿Es posible priorizar el beneficio social y, aun así, ser una empresa rentable? La fórmula la ha encontrado Worldcoo, una start-up catalana que ayuda a financiar proyectos solidarios con sus canales de recaudación. La compañía ofrece herramientas gratuitas a las empresas para conseguir fondos a través de las donaciones de sus clientes. La creación de contenidos que lo explican es fundamental para confiar en estas herramientas solidarias.

Worldcoo ha ayudado a financiar más de 500 proyectos solidarios y acumula más de siete millones y medio de donaciones. Actualmente registra, como mínimo, una donación por segundo a través de sus canales. El auténtico valor de su trabajo recae en fomentar el compromiso social de las empresas y en crear concienciación entre la población.

Comunicación en términos de transparencia

La comunicación es una herramienta esencial para mostrar la veracidad del proyecto. Dar a conocer las empresas colaboradoras y los proyectos solidarios financiados permite crear el vínculo, tan necesario, con el usuario. “Es el que crea fidelización hacia el cliente, el que hace que aquella persona que ha donado una vez repita la acción gracias a la buena experiencia y a conocer los detalles del proyecto que hay detrás”, afirma Anna Moragas, responsable de comunicación de Worldcoo.

La empresa muestra en la web los objetivos de cada campaña, los resultados y el destino de las recaudaciones. “Los contenidos nos ayudan a crecer y a generar confianza y seguimiento”, señala Anna. “Además, comunicar las empresas que han implementado la herramienta genera un efecto multiplicador”, en beneficio de la empresa, pero también de la solidaridad.

Una plataforma de difusión para causas solidarias

La clave del éxito de Worldcoo, afirma Anna, reside en el valor que aporta este sistema a todas las partes implicadas. “Para las ONG es una herramienta muy potente a la hora de conseguir los recursos económicos que necesitan. Pero no solo eso, sino también para crear visibilidad y concienciación. Estar presentes en los comercios genera un impacto a nivel de reconocimiento y de difusión muy grande”, señala Anna.

Las empresas colaboradoras también ven el proyecto como una herramienta para dar a conocer su compromiso social y participan en la divulgación de estas iniciativas solidarias. Y la ciudadanía, finalmente, tiene la oportunidad de cooperar “a través de pequeñas donaciones puntuales, sin atarse, y de manera muy rápida, sencilla y transparente”, explica Anna.

La tecnología como motor de cambio

Aureli Bou y Sergi Figueres plantaron la semilla de Worldcoo en 2010 con la creación de una ONG. Trabajar en el tercer sector les mostró los problemas de financiación que sufren los proyectos solidarios. Así nació una idea de negocio. “El objetivo del proyecto era buscar una nueva manera de conseguir recursos económicos solidarios, una alternativa a las suscripciones mensuales o a las donaciones recurrentes”, explica Anna Moragas.

El primer paso fue la creación de un widget de donación que se instala en las pasarelas de pago de las páginas de venta online. Permite a los usuarios añadir un pequeño importe a su compra para donar a una causa social.

Después, hicieron el salto al mundo offline. La creación del redondeo solidario ha permitido trasladar estas microdonaciones a los establecimientos físicos. Los clientes que pagan con tarjeta tienen la opción de redondear el importe final de la compra y donar los céntimos restantes.

Alpinista Samurai - Agència de Content

Worldcoo: contenidos para generar confianza en la solidaridad

POR TXELL PALAU


¿Es posible priorizar el beneficio social y, aun así, ser una empresa rentable? La fórmula la ha encontrado Worldcoo, una start-up catalana que ayuda a financiar proyectos solidarios con sus canales de recaudación. La compañía ofrece herramientas gratuitas a las empresas para conseguir fondos a través de las donaciones de sus clientes. La creación de contenidos que lo explican es fundamental para confiar en estas herramientas solidarias.

Worldcoo ha ayudado a financiar más de 500 proyectos solidarios y acumula más de siete millones y medio de donaciones. Actualmente registra, como mínimo, una donación por segundo a través de sus canales. El auténtico valor de su trabajo recae en fomentar el compromiso social de las empresas y en crear concienciación entre la población.

Comunicación en términos de transparencia

La comunicación es una herramienta esencial para mostrar la veracidad del proyecto. Dar a conocer las empresas colaboradoras y los proyectos solidarios financiados permite crear el vínculo, tan necesario, con el usuario. “Es el que crea fidelización hacia el cliente, el que hace que aquella persona que ha donado una vez repita la acción gracias a la buena experiencia y a conocer los detalles del proyecto que hay detrás”, afirma Anna Moragas, responsable de comunicación de Worldcoo.

La empresa muestra en la web los objetivos de cada campaña, los resultados y el destino de las recaudaciones. “Los contenidos nos ayudan a crecer y a generar confianza y seguimiento”, señala Anna. “Además, comunicar las empresas que han implementado la herramienta genera un efecto multiplicador”, en beneficio de la empresa, pero también de la solidaridad.

Una plataforma de difusión para causas solidarias

La clave del éxito de Worldcoo, afirma Anna, reside en el valor que aporta este sistema a todas las partes implicadas. “Para las ONG es una herramienta muy potente a la hora de conseguir los recursos económicos que necesitan. Pero no solo eso, sino también para crear visibilidad y concienciación. Estar presentes en los comercios genera un impacto a nivel de reconocimiento y de difusión muy grande”, señala Anna.

Las empresas colaboradoras también ven el proyecto como una herramienta para dar a conocer su compromiso social y participan en la divulgación de estas iniciativas solidarias. Y la ciudadanía, finalmente, tiene la oportunidad de cooperar “a través de pequeñas donaciones puntuales, sin atarse, y de manera muy rápida, sencilla y transparente”, explica Anna.

La tecnología como motor de cambio

Aureli Bou y Sergi Figueres plantaron la semilla de Worldcoo en 2010 con la creación de una ONG. Trabajar en el tercer sector les mostró los problemas de financiación que sufren los proyectos solidarios. Así nació una idea de negocio. “El objetivo del proyecto era buscar una nueva manera de conseguir recursos económicos solidarios, una alternativa a las suscripciones mensuales o a las donaciones recurrentes”, explica Anna Moragas.

El primer paso fue la creación de un widget de donación que se instala en las pasarelas de pago de las páginas de venta online. Permite a los usuarios añadir un pequeño importe a su compra para donar a una causa social.

Después, hicieron el salto al mundo offline. La creación del redondeo solidario ha permitido trasladar estas microdonaciones a los establecimientos físicos. Los clientes que pagan con tarjeta tienen la opción de redondear el importe final de la compra y donar los céntimos restantes.

Volver