11 de noviembre de 2022
Alpinista Samurai - Agència de Content

Casa Boumort: la insinuación como estrategia para seducir en las redes sociales

POR BRAIS MARTÍNEZ


Casa Boumort es una invitación irrechazable a la slow life. Es el sitio ideal para desconectar y reconectar con los placeres más elementales: una buena conversación, pasear, el contacto con la naturaleza o contemplar una puesta de sol. Este pequeño hotel rural se ubica en una atalaya natural que se eleva sobre el pantano de Sant Antoni, en el Pallars Jussà, para ofrecer a los huéspedes unas vistas de postal. Se encuentra dentro del Geoparque Orígens y al lado de la Reserva Nacional de Caça de Boumort, en el pequeño pueblo de Sant Martí de Canals.

Al frente están Àlex y Rubén, que han hecho de Casa Boumort su proyecto vital y profesional. “El hotel nos encontró a nosotros”, nos explica Àlex. “No era la ilusión de toda la vida montar un hotel rural, se cruzaron nuestros caminos. Queríamos comprar una casa en el Pallars Jussà para vivir y vimos que se vendía este hotel”.

Después de vivir 14 años en Barcelona, a finales de 2015 iniciaron la reforma del hotel, que hacía años que estaba cerrado. Entre los dos hicieron todo el proyecto, desde el interiorismo hasta la arquitectura. Su toque personal ha impregnado la atmósfera del alojamiento en todos los detalles.

“Es muy difícil definir el estilo de nuestro hotel. Teníamos muy claro que no somos payeses, por eso no tenía sentido poner el típico mueble de pino de casa rural. Nos hemos inspirado mucho en el estilo de diseño de los años 60 y 70, en el diseño nórdico y en los ryokans japoneses”, nos explica Àlex. “Podríamos decir que es minimalismo rural”.

La estrategia de marketing digital de Casa Boumort

Y esta esencia propia también la han sabido trasladar a los perfiles del hotel en redes sociales. “Nosotros nos hemos dado a conocer a través de las redes sociales y el canal principal ha sido Instagram. También nos ha funcionado muy bien el boca-oreja, un 70% de la gente que nos visita nos ha conocido así”, afirma el copropietario del establecimiento.

Las fotografías que publican en el perfil de Instagram de Casa Boumort transmiten calidez, calma, muestran el espacio, la decoración, pero sin acabar de desvelarlo todo. “Cuando diseñamos nuestra estrategia digital no queríamos mostrar el espacio entero, sino enseñar detalles del hotel para despertar las ganas de venir. Jugamos con la insinuación”. Para conseguir esta estética cuidada tienen una cierta ventaja, y es que Rubén es fotógrafo de profesión, y Àlex trabajaba de community manager en una agencia de publicidad.

Las redes sociales desarrollan un papel clave en la estrategia de marketing digital de este hotel rural. El turista del siglo XXI utiliza plataformas como Instagram para descubrir nuevos lugares o alojamientos, y para leer las opiniones de otros usuarios antes de tomar la decisión final de reserva. A la vez, las redes sociales también permiten a los alojamientos turísticos retener y fidelizar clientes.

“Es imprescindible tener un poco de formación en redes. Todo el mundo tiene Facebook o tiene Instagram, pero que tú gestiones tus propias redes sociales no te convierte en community manager”, afirma Àlex. “Hay muchos hoteles pequeños o restaurantes que no tienen una estrategia digital, ni un conocimiento del mundo online, y esto hace que a veces la comunicación sea contradictoria entre los diferentes canales digitales. Esto resta de cara al cliente”, concluye.

La estrategia digital de Casa Boumort tiene una línea muy definida y coherente, sugieren a través de una estética cuidada. Y ya sabemos que un buen encuadre y la “magia” de los filtros pueden convertir una pensión en un palacio (como canta Joaquín Sabina). En este caso, en cambio, la realidad mejora la foto. Casa Boumort es un sitio para frenar y sintonizar con la pausa del entorno.

Alpinista Samurai - Agència de Content

Casa Boumort: la insinuación como estrategia para seducir en las redes sociales

POR BRAIS MARTÍNEZ


Casa Boumort es una invitación irrechazable a la slow life. Es el sitio ideal para desconectar y reconectar con los placeres más elementales: una buena conversación, pasear, el contacto con la naturaleza o contemplar una puesta de sol. Este pequeño hotel rural se ubica en una atalaya natural que se eleva sobre el pantano de Sant Antoni, en el Pallars Jussà, para ofrecer a los huéspedes unas vistas de postal. Se encuentra dentro del Geoparque Orígens y al lado de la Reserva Nacional de Caça de Boumort, en el pequeño pueblo de Sant Martí de Canals.

Al frente están Àlex y Rubén, que han hecho de Casa Boumort su proyecto vital y profesional. “El hotel nos encontró a nosotros”, nos explica Àlex. “No era la ilusión de toda la vida montar un hotel rural, se cruzaron nuestros caminos. Queríamos comprar una casa en el Pallars Jussà para vivir y vimos que se vendía este hotel”.

Después de vivir 14 años en Barcelona, a finales de 2015 iniciaron la reforma del hotel, que hacía años que estaba cerrado. Entre los dos hicieron todo el proyecto, desde el interiorismo hasta la arquitectura. Su toque personal ha impregnado la atmósfera del alojamiento en todos los detalles.

“Es muy difícil definir el estilo de nuestro hotel. Teníamos muy claro que no somos payeses, por eso no tenía sentido poner el típico mueble de pino de casa rural. Nos hemos inspirado mucho en el estilo de diseño de los años 60 y 70, en el diseño nórdico y en los ryokans japoneses”, nos explica Àlex. “Podríamos decir que es minimalismo rural”.

La estrategia de marketing digital de Casa Boumort

Y esta esencia propia también la han sabido trasladar a los perfiles del hotel en redes sociales. “Nosotros nos hemos dado a conocer a través de las redes sociales y el canal principal ha sido Instagram. También nos ha funcionado muy bien el boca-oreja, un 70% de la gente que nos visita nos ha conocido así”, afirma el copropietario del establecimiento.

Las fotografías que publican en el perfil de Instagram de Casa Boumort transmiten calidez, calma, muestran el espacio, la decoración, pero sin acabar de desvelarlo todo. “Cuando diseñamos nuestra estrategia digital no queríamos mostrar el espacio entero, sino enseñar detalles del hotel para despertar las ganas de venir. Jugamos con la insinuación”. Para conseguir esta estética cuidada tienen una cierta ventaja, y es que Rubén es fotógrafo de profesión, y Àlex trabajaba de community manager en una agencia de publicidad.

Las redes sociales desarrollan un papel clave en la estrategia de marketing digital de este hotel rural. El turista del siglo XXI utiliza plataformas como Instagram para descubrir nuevos lugares o alojamientos, y para leer las opiniones de otros usuarios antes de tomar la decisión final de reserva. A la vez, las redes sociales también permiten a los alojamientos turísticos retener y fidelizar clientes.

“Es imprescindible tener un poco de formación en redes. Todo el mundo tiene Facebook o tiene Instagram, pero que tú gestiones tus propias redes sociales no te convierte en community manager”, afirma Àlex. “Hay muchos hoteles pequeños o restaurantes que no tienen una estrategia digital, ni un conocimiento del mundo online, y esto hace que a veces la comunicación sea contradictoria entre los diferentes canales digitales. Esto resta de cara al cliente”, concluye.

La estrategia digital de Casa Boumort tiene una línea muy definida y coherente, sugieren a través de una estética cuidada. Y ya sabemos que un buen encuadre y la “magia” de los filtros pueden convertir una pensión en un palacio (como canta Joaquín Sabina). En este caso, en cambio, la realidad mejora la foto. Casa Boumort es un sitio para frenar y sintonizar con la pausa del entorno.

Volver